Ya no encuentro en este cuerpo

Por Nahela Rojo

Ya no encuentro en este cuerpo

más que un montón de uñas rotas

y mal cortadas;

un semillero de versos, 

en una isla sin agua. 

Están ahí, en el piso, 

resueltos en su condición de estorbo.

Ellos no saben,

no entienden,

que la osteoporosis

nos agrieta la casa;

que ya no encuentro en este cántaro

ni ríos, ni agua. 

Nos ahogamos en esta tierra recocida, 

en este polvo que ni en pleno aire se levanta. 

Soy todos los vestigios

de un temblor inadvertido. 

Todas las voces 

de una virgen de piedra. 

Vino el huracán

y nos dejó la crecida, 

las lápidas sin nombre.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s