Veredicto

Por Octavio Huesca corte de infundios rigiendo la soporífera vida cuerpo vacío seco lúgubre caminante incansable concentrada y dañada alma a través del tiempo ámbar luz encegueciendo en la fuente esperando por ti  por tu sueño y lentamente me derrito como expuesto témpano