Poema de año nuevo

Por José Luis Álvarez Rodríguez

Brindemos con agua salada,

desestimando los gritos del cielo,

por el mercurio que se derrama

sobre el mantel sin cubiertos.

Brindemos por el arpón que falta

para atacar esta copa en los labios.

Brindemos con la mirada quieta, 

clavada en la orilla del purgatorio,

porque los sueños se cansan 

de acicalar ceniceros bajo la cama.

Ahora que todo es lo que parece,

brindemos, felices, por la ignorancia.   

Brindemos, hasta llenar el infierno,

por ese amigo que se cuestiona

si todo lo que enamora, corrompe.

Brindemos, linterna en mano,

por el espejo que ríe y se ruboriza,

pero jamás se rompe al mirarnos.

Brindemos ahora, con este limbo 

de campanadas entre los huesos, 

por las sonrisas que se desgastan 

en los cristales y aún aceptan

descomponerse para llegar más lejos.

Salud por ellas y muchas gracias. 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s