Lo bailao

Por Douglas K. Currier

Cada día el olvido me saca algo, 

me roba un detalle – a veces 

las cosas frívolas, simples 

– un nombre, una cara, un dicho común.  

A veces algo más grave – como me sentí 

en tal lugar con tal persona, un olor que 

casi reconozco, la letra de una canción 

que no me llega.  ¡Qué carterista! 

Ladrón de carteras, que se conforma con 

lo que puede agarrar – un botón de chaleco, 

gafas de sol, un sombrero, la sensación 

del dedo pulgar.

La memoria hace lo que puede – guarda cosas, 

esconde más en lugares inalcanzables para mi 

ahora, pero el olvido – interminable, poco a poco 

me dejará la mente desnuda, sin trapo 

para cubrirme, sin una mano amiga 

que me recuerde, sin idea de lo que me ha quitado.

Un comentario en “Lo bailao

Responder a María Patricia Fong Peñuñuri Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s