Desafío de venus

Por Eduardo Tovar Herrera Eludí tu carne tus abscesos y tu memoriacomo podrás notarlo las manecillas siguen. Si pudiéramos encontrar un retorno,¡oh dulce retorno de la inocencia! Sentiría el fragor de tu piel famélicacorrompida por la angustia y el delirio,emanada de duda con abandonodel beso que te ha hecho dormir.