Oficio de lobos

Por Omar Balladares

El poema, si quiere, será la mañana

Anunciará soles que colmen de luz

a los objetos

Se vestirá de verde prado o yerma planicie

Y de los dos sabrá captar su belleza

Porque el verso no tiene color

se viste con cualquier sonido

y baila con todos sus brillos

El poema aunque no quiera

también puede militar pasiones

pero se cansa de ellas

por eso duda

busca otras palabras

elabora sus desdichas

se encausa con otros amores

convierte el hambre en válida existencia.

Hay poemas que caen de los árboles

y son recogidos por las aves

de sus picos resbalan

y se aventuran sobre los vientos

buscando hacia el mar

un camino.

Hasta florecen sobre la arena

pues en impensables terrenos

el poema halla refugio

horadando las playas

limpiando sus orillas.

A veces los niños dan con él

cuando juegan

cuando disfrutan de su tiempo

El poema parece que les huye

pero en verdad se deja llevar

sabe que está en buenas manos

Y allí se quedará hasta que la madurez

haga lo suyo

Sucede que a veces el poema se anima a ser cualquier cosa

Abandona la seguridad del verso y se atreve a ser montaña

Imita al río y al viento sobre las hojas

Ensaya sonidos cantando como las aves

¿Quién dijo que no puede ser la cueva, el hielo y la planta; el animal o la duda?

El poema lo puede todo

Porque viste de mundo y exhala vida

Su trabajo es ser materia

Átomo del poeta

Lo triste es cuando un mal verso lo invoca

y debe rendirse a tales sendas

Por eso lo he visto temeroso

escondiéndose de quien quiera robar su canto

Se muestra esquivo

Oculto hasta que pasen otras voces

Seducidas por el ruido

y los sitios visitados

Ahí entramos nosotros

quienes custodiamos la palabra

olfateando al enemigo

alejando todo aullido que imite la belleza

Así nos verán

rascando entre las letras;

buscando un nuevo verso

y reescribiendo los mitos.

Por eso no importan los modos/

en que el poema se vista o transite

o los dolores que conlleve

y las almas que consuma

a los versos nos debemos como un alfa

siendo dirigidos a las cumbres

o arrastrados al abismo.

Somos seres que afrontamos el olvido

aunque viva el verso sin nosotros

esto yace en la inminencia

esto lo sabemos todos

pues no hay mayor honor que la palabra

en el oficio de los lobos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s