Los Escenarios y Dimensiones de la Educación Permanente

Por: Hugo Israel López Coronel

En el escenario de la Educación Permanente diversas son las variables que se sitúan como elementos centrales de la formación permanente, y estos son: aprender a aprender, aprender a hacer, aprender a ser, aprender a convivir; y que, por lo tanto, corresponde a todas las personas y a todas las comunidades, así como a todos los Estados asumir y ejercer el derecho a la educación como proceso permanente, como ejercicio de todos los días y de toda la vida. Al respecto, Enrique Acevo Lozano en, Los Escenarios y Dimensiones de la Educación Permanente cita el trabajo del Dr. Benavides (1998:3) en el cual se establece que para lograr estos aprendizajes es imprescindible pasar de una educación centrada en contenidos a una centrada en desempeños; de una educación controlada por exámenes a una educación basada en la responsabilidad personal (individual y colectiva): participativa; de una educación dependiente del pasado a una educación con visión prospectiva; de una educación acumuladora de información a una educación procesadora y utilizadora de la información.

            En este contexto, una de las prerrogativas esenciales consiste en hacer con el otro lo que maestros y estudiantes necesitamos para desarrollarnos mutuamente y humanamente en forma completa y permanente. Con ello, se afirma que no sólo son los conocimientos el objetivo inmediato, sino también los valores, el interactuar en la vida o también llamado posibilidad de los desempeños. Por ello, se tiene que privilegiar la acción de educar desde la forma mutua y constante, donde el o la estudiante adquiera conciencia de lo que hace, por qué lo hace y para qué lo hace, y con ello, encontrar satisfacción en sus esfuerzos y de esta manera evaluar de forma objetiva su desempeño.

            Por lo anterior, la necesidad de plantear nuevos paradigmas para la educación significa tomar en cuenta diversas exigencias que padres de familia hacen a las instituciones educativas, así como las que realizan los educadores con respecto a la sociedad, las que realizan las y los estudiantes ante las presiones económicas de su medio y de la realidad nacional actual, y de todos y cada uno de los sectores que integran el entramado y complejo constructo social.

            Desde este escenario, pensar desde la Educación Permanente significa pensar de manera holística, puesto que la Educación es la columna vertebral de la sociedad, y el desarrollo de la misma se sustenta en una adecuada prospectiva cimentada en valores sociales que permitan un desarrollo armónico, equitativo, consciente y perenne, donde todas las variables que se circunscriben en la vida del ser humano puedan ser visibles, atendidas y operadas desde una formación educativa permanente.


*El autor es licenciado en Lingüística y literatura hispánica, Maestro en Literatura Mexicana por la BUAP. Actualmente doctorante en Educación. Coordinador editorial de Óclesis, víctimas del artificio y miembro del grupo de investigación “Narrativas para la comunicación”  de la Facultad de Ciencias de la Comunicación BUAP.  Sus líneas de investigación son el análisis del discurso y las narrativas para la comunicación. 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: