El mejor gobernante

Por: Tonali Yissel Cárdenas Téllez*

Oda Nobunaga, Toyotomi Hideyoshi y Tokugawa Ieyasu paseaban juntos en el plano del Takamagahara, cuando de pronto se encontraron con el sabio Buda Gautama. Él, a modo de reflexión, les hizo pensar quién de ellos había sido el mejor gobernante de la época Feudal en Japón.

-Eso ni siquiera puede ser parte de una discusión. Soy yo, por supuesto.-Dijo Ieyasu- ¿Acaso  la tradición nipona puestas en el ruiseñor y el pastel no dicta que soy el más inteligente y prudente de los tres?

– ¿Cómo si quiera piensas algo así sólo por palabras populares como esas, Tokugawa?-Cuestionó Hideyoshi.- Mas bien seré yo. Es fácil deducir eso porque pasé muchas penurias y, a diferencia de ti o de Oda, tuve que escalar ingeniosamente por muchos años a fin de lograr grandes cosas por el país. 

Kizaru, reconozco que Ieyasu supo calcular el momento más oportuno para acabar con tu hijo Hideyori y su ejército, y que cuando morí te abriste camino para llegar a ser un Taiko cercano al Emperador, sin embargo creo que si yo no hubiese sentado las bases de todo, ustedes dos no hubieran podido conquistar Japón como lo hicieron. Por ello, sospecho que yo soy quien se merece ser reconocido como el mejor entre nosotros. Después de todo, soy una celebridad en la historia del Sengoku, muchos siempre se interesan en ese periodo por mí.

-Los tres se equivocan- Comentó Buda.

Ante la respuesta repentina, los señores de la guerra cuestionaron al hombre sabio. Él les respondió con amabilidad que los tres habían sido igual de grandes a razón de que cada uno había aportado algo al mundo, y por consecuencia habían construido una nueva era en aquel tiempo para el país. 

Después les recordó que aquella cita popular del ruiseñor y la del pastel eran de las más equivocadas, porque el hombre debía reconocer con generosidad lo que se aportaba como ser humano y no afanarse de egoísmos que contaminaban y retrasaban la iluminación del alma.Y por último, les recordó a esos hombres de guerra aquella lección del “Hilo de Plata”, a fin de que no olvidaran que los comportamientos egoístas llevaban a unos, como a Kantaka, a  caer en las profundidades del Naraka al cortarse el hilo de plata.


*(México, 1994) Tonali Yissel Cárdenas Téllez, utiliza como seudónimo Sabo de Oporto. Nació en Tacámbaro, Mich; actualmente vive en Morelia, Mich. Es pasante de la carrera de Lengua y Literaturas Hispánicas de la UMSNH.
Tiene experiencia en Revisión y Corrección de Estilo (Servicio Social) hecho en el IIH de la UMSNH. Ha publicado el cuento “Respuesta de un gato a un perro” en la página web de Literatinos.  Tiene interés por la creación y crítica literaria.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: