Miré hacia atrás, a sabiendas de que me convertiría en sal

Por Alejandro Cruz Vélez

Doblegándome ante la voluntad del cielo.

Ignorando lacónicos presagios,

El consabido escarmiento,

Preludio de una leyenda,

Los lamentos por mi descarrió

Y un fallo irrefutable.  

Miré hacia atrás a sabiendas de la penalidad eterna,

Sin embargo, era probarme a mí mismo,

¿Cuál podría ser mi temple?

Al observar la  desgracia de los demás,

                                             Y mantener un desdén,

Para sólo proferir las palabras “pobrecitos”

“Resígnense” son designios de Dios.

Miré hacia atrás, a sabiendas de que perdería la redención,

Pero la rebeldía cimbraba mi alma,

¿Por qué tengo que huir?

Dejar mi hogar,

La ensoñación,

Las manías y necedades cultivadas por años, 

                         Los compañeros de toda una vida,

Mi perro fiel,

                      Las costumbres cotidianas,

Los sitios conocidos, donde me solazaba. 

Miré hacia atrás, a sabiendas de lo que me esperaba,

Jamás contemplar el firmamento,

Escuchar la voz de mi madre,

Las ventanas siendo golpeadas por el vendaval,

El ruido del mar,

Los renuevos primaverales.

Prosélito  de la desilusión, 

                                           Mis inclinaciones son hacia la negación.

Miro hacia atrás, a sabiendas de que morderé el polvo,

El fatalismo me sacuda,

Guiones comunes  amedrenten,

Acudan  los riesgos,

Un rayo me rompa la cara.

Ave negra, gravite junto a mí. 

Los idus de marzo sean implacables. 

Miré hacia atrás, a sabiendas de que me convertiría en sal,

Siendo gracia de la vida,

Sazón armónico, 

Donaire adicional,

A las personas de  mala suerte, les recomiendo una pata de conejo,

Soy compañía del padre abandonado,

                                                             Por sus hijos,

El hombre de mar, me hace secar al sol.

Después de todo, mi sacrificio ha sido útil.

Miré hacia atrás, sabiendas que mi espíritu se partiría en tres rumbos,

Los que fueron exonerados,

Los insumisos, 

Y yo escultura salobre terrena

Un comentario en “Miré hacia atrás, a sabiendas de que me convertiría en sal

Responder a dante gorena Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s