Rita Hayworth y la redención de Shawshank: una novela de Stephen King

Por Bryan Hernández

Poca gente sabe que la película Sueños de fuga (1994) está basada en una novela corta de Stephen King. Yo tampoco lo sabía cuando la vi por primera vez. Escrita y dirigida por Frank Darabont y protagonizada por Tim Robbins y Morgan Freeman, lo cierto es que la cinta era tan buena que no hacía falta saber nada más.

El título original de la novela es ‘Rita Hayworth y la redención de Shawshank’ y forma parte de una serie de novelas cortas que Stephen King publicó en 1982. A la obra le siguen Alumno aventajado, que trata sobre la tétrica relación parasitaria entre un niño y un hombre adulto; El cuerpo, en donde cuatro niños, originarios de Maine, hacen una pequeña excursión para encontrar un cadáver; y por último, El método de respiración, que trata sobre una misteriosa mujer que contra todo pronóstico, intenta dar a luz.

Cuando me enteré que Sueños de fuga, la película, estaba basada en un libro de Stephen King, lo primero que quise fue conseguirlo. Consulté en línea si se hallaba disponible, barajando la posibilidad de comprarlo de manera inmediata. Al final rechacé la idea, pues soy de los que creen que comprar un libro es un acto sagrado. Se tiene que salir en busca de ellos como un cazador, no esperar a que ellos lleguen a ti. Así que por mucho tiempo postergué la lectura de ‘Rita Hayworth y la redención de Shawshank’.

La novela trata sobre la vida carcelaria de Andy Dufresne, un joven banquero de 30 años quien es acusado por asesinar a su esposa. ¿Recordarán ustedes aquella escena en la que Tim Robbins, quien protagoniza a Andy Dufresne, es conducido en fila india, junto a una docena de reos, hacia el interior de los muros de Shawshank? Mismos de los que escapará treinta años después. Por supuesto que sí, ¿verdad? Pues no creo que en el mundo haya cosa más triste que ver a un ave enjaulada, cuando han nacido precisamente para volar.

Sin embargo, no conoceremos la historia a través de él. Entre otras cosas, porque cuando la historia se escriba, Andy ya habrá volado demasiado lejos para decir qué fue lo que sucedió. Será a través de un segundo personaje: el mejor amigo de Andy dentro de la prisión, Ellis Boyd Redding, mejor conocido como Red.

Red será juez y parte; sus ojos lo vigilarán todo. Él se encargará de juzgarlo, incluso antes de juzgarse a sí mismo. Nos contará la violenta relación que Andy mantiene al principio con las hermanas o, como diría el propio King, las locas salvajes. Explicará paso a paso lo que hay que hacer en una prisión para no volverse loco. Contará cómo carajos era que Andy se movía tan tranquilamente por el patio, oteando los muros de piedra gris que lo separaban de la libertad, como si llevara encima un escudo protector.  También contará cómo aquel escudo protector se desvaneció. Y, finalmente, cómo una noche, Andy Dufresne logra traspasar esos muros, escapándose así de la prisión preventiva de Shawshank.

Lo cierto es que toda la novela es un homenaje a la libertad. No por nada Stephen King utiliza a Andy y a Red como una metáfora para explicar lo anterior: mientras el segundo vive sin sueños y sin esperanza, convencido de que pasará toda su vida allí, el primero hace un hueco en la pared de su celda, tras el póster de Rita Hayworth, decidido a cambiar el curso de su destino que lo puso bajo prisión. Mientras el segundo espera que cada diez años ocurra un milagro que lo haga salir de Shawshank, el primero repta por las cañerías y pelea con ratas del tamaño de un perro, pues sabe que tal cosa nunca ocurrirá. Mientras el segundo está ocupado en morir, como tantas otras personas en el mundo, el primero está ocupado en vivir, consciente de que siempre se puede dejar el pasado atrás y empezar otra vez.

Como diría un reconocido escritor, leamos para luchar contra las insuficiencias de la vida. Leamos para vivir en libertad. Leamos para ser como Andy Dufresne.


El autor es licenciado en Comercio Internacional por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Ha colaborado en medios como RadioBuap.com, Revista Pueblados22 y Cultura Colectiva. Dejó el comercio para dedicarse a la Literatura.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s