La rica herencia de Bizancio a Occidente

Por: Francisco Hernández Echeverría*

Los dos últimos siglos de existencia del Imperio Bizantino estuvo política y militarmente en un estado de absoluta decadencia, con una sociedad en lenta descomposición. Por lo que sus habitantes (especialmente las élites) abrumados por las numerosas desgracias por las que estaba pasando la patria, dirigieron decisivamente sus intereses hacia la polifacética actividad intelectual (Runciman, 1970). De manera que en los países bizantinos, la vida intelectual nunca antes había resplandecido tan brillantemente como en este singular momento de empobrecimiento, desmembramiento, incesantes invasiones bárbaras y revueltas locales.

            En efecto, ante la agónica atmósfera del imperio de los Paleólogos, los intelectuales percibiendo la turbulencia e indecisión en el terreno del espíritu, apostaron por la vitalidad intelectual, manifestando una verdadera pasión por la cultura, un retorno a las fuentes puramente griegas, un renacimiento del helenismo que anunciaba el desarrollo intelectual italiano. El Imperio Bizantino, en ese momento, generaría historiadores, cronistas, teólogos, filósofos y eruditos de innegable valor. Nombres como los de Manuel II Paleólogo, Juan VI Cantacuceno, Geōrgios Pachymeres, Nicephorus Gregoras, Geōrgios Pléthon, Basilius Bessarión, Geōrgios Scholarios, Geōrgios Phrantzēs, Laónico Calcocondilas, Maximus Planudes y muchos otros, están en relación directa con la fiebre del conocimiento y la cultura que caracterizó toda esa época (Knös, 1950: 98).

Bizancio, como vivo centro de cultura, sus escuelas estaban más concurridas que nunca y la literatura griega vulgar que se manifiesta en esta época muestra que la lengua popular está en proceso de transformarse una lengua de cultura, una lengua culta. Estaba allí una fuerza, una intensidad, una diversidad que no se había visto en épocas anteriores. El mundo griego aparentemente decadente encontraba un nuevo vigor por su contacto con la tradición antigua (Ibídem).

En cuanto a la cuestión de conservar su patrimonio antiguo, el Imperio Bizantino ya traía arrastrando una significativa tradición, por lo que los eruditos se encargarían de realizar sucesivas transcripciones de textos antiguos con la intención de que estos no se perdieran con el paso del tiempo. Acaso un patrimonio puede estar constituido por objetos muy preciados que simplemente se conservan, brindando a la conciencia colectiva un nexo con la Antigüedad. Sin embargo, los libros son objetos frágiles que es necesario copiarlos para conservarlos. Pero, cabe subrayar, que cuando estas obras preciosas eran reproducidas para evitar que el deterioro del papel consumiera irremediablemente su contenido, sólo se hacía eso: transcribirlas; sin darse a la tarea de leerlas y estudiarlas, por lo que podían dormir durante siglos en las bibliotecas, hasta que algún estudioso empujado por la curiosidad exploraba detenidamente su contenido, lo reinterpretaba y lo revelaba a los demás como una novedad. Así es como, por un lado, se ha reavivado la llama de muchos autores cuya memoria ya se había borrado o caído en el olvido colectivo, y por otro lado, muchos textos antiguos se han conservado y transmitido hasta nuestros días, y otros tantos, por descuido y negligencia se han perdido para la humanidad.

Referencias bibliográficas

KNÖS, Börje (1950): “Gémiste Pléthon et son souvenir”. Bulletin de l’Association Guillaume Budé  (París, Francia), No. 9. Marzo, pp. 97-184.

RUNCIMAN, Steven (1970): The Last Byzantine Renaissance. Reino Unido: Oxford University Press.


*El autor es licenciado en Administración de Empresas por la Universidad Cuauhtémoc y maestro en Educación Superior por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, con experiencia laboral en instituciones gubernamentales como enlace interinstitucional; se ha desempeñado como docente a nivel medio superior y superior en diversas instituciones educativas en la Ciudad de Puebla. Ha sido antologado en libros de poesía, y como ensayista con temáticas de educación, literatura y filosofía en editoriales independientes. Textos suyos se encuentran también en publicaciones periódicas impresas y electrónicas como UnivercienciaMomentoCalmécacRevista de la Universidad del Valle de PueblaRelieves y Revista Mexicana de Vampirismo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: