Esperanza siniestra en el Aguacate

Por: Gustavo Valencia*

Aquel año había sido un desastre, hacía unos meses me había separado, me habían reducido las horas laborales y no parecía mejorar aquel empleo y debido a la crisis económica y personal regresé a casa de mis padres, que murieron hace una semana. El lugar era poco pintoresco, alejado de la ciudad, el pueblo más cercano El Aguacate #5, era hostil y estaba prácticamente habitado por ancianos rústicos que parecían hechos de polvo, daguerrotipos andantes que se desmoronan con la luz artificial, pero de ahí eran mis antepasado y un primo extraño que cada vez me veía con mayor desconfianza.

Al menos encontraría la paz mental que me recetaron los médicos y mi jefa que nunca pagó; tras una operación sencilla pero que me tenía al borde de la muerte, tanto coraje y tristeza acumuló mi cuerpo, ahora veo claramente que ella nunca me amo, ni me quiso, ni siquiera me respetó, en fin, debía transformar todas esas ideas y emociones en algo positivo, por mi mismo, sin ayuda de nadie, vaya basura.

Al menos nadie molestaría, ni yo molestaría a nadie, si no pudiera reconstruirme, la naturaleza destruiría el último rastro de la decadente civilización que había en mí, cada día menos internet, cada día parecían más lejanas esas personas y sus vidas perfectas.

La casa era vieja y la humedad y los insectos se habían apoderado de la construcción, mi padre había muerto hace un par de años y mi madre se había mudado con mis tías para pasar sus últimos años en compañía de sus hermanas, la vejez había limado toda aspereza entre ellas.

Llegue a la casa deshabitada, extrañamente no hay rastros de vagabundos, solo bombas de graffiti y tags, había una pequeña alberca, la noche que llegue soñé que era una lugar fabuloso, que la alberca tiene agua limpia y curativa que venía de la montaña, pero al amanecer me di cuenta que eso sería muy costoso llevar a cabo ese proyecto y más aún mantenerlo, menudo sueño de galán de balneario.

A la semana siguiente llegaría un par de amigos, esperaba no decepcionarlos, quizá se imaginaban un lugar rústico que no les causaría mayor incomodidad por un fin de semana, como las fotos de Facebook, una aventura más en la naturaleza, aderezada por vino, mezcal, pulque, un poco de distracción, humanidad en pequeñas dosis sería un poco reconfortante, me alegra ver a mis amigos felices con vidas normales, con relaciones estables o despreocupadas.

Mau y Gloria Llegaron temprano, nos saludamos, minutos después llegó David y Laura, les mostré el lugar y mis bromas retóricas, aligeraban su expresión de desagrado por las instalaciones, pero bien serían solamente un par de días y acampar al aire libre sería mejor opción que hospedarse en la casa, más higiénico al menos.

Esto es una locura, mi mente trabaja confundida pero agudamente busca soluciones, aunque estuvieran disponibles y llegarán en un instante no servirían más que de carnada, sacerdotes ni pensarlo ellos son peor aun que estas horribles criaturas, policías? Ineptos y estúpidos, sería más eficaz un grupo mercenario o un psicópata americano, o un psicópata mexicano.

Lo que fuera… sería demasiado tarde, fuego… de donde sacar al anciano dios que consuma estas nefastas aberraciones. He azotado su cabeza contra el piso, pero las fuerzas me abandonaron, la criatura sigue viva y parece burlarse de mí, espera que tenga un poco de energía para seguir jugando…

Tiene medio cuerpo de mujer, y medio cuerpo de una mezcla de ternero recién nacido y un pulpo congelado, un rostro angelical, pero una mirada siniestra, más que diabólica, ni golpes ni armas le hacen el menor daño. Mis amigos están muertos, y su cuerpo desaparecido en las profundidades del bosque, es cercano el fin, mejor me hubieran comido, es un fin predecible, quizá menos horroroso que el cáncer y las quimioterapias, es mejor morir aquí en el olvido de todo lo humano, quizá la única salvación sería unirse a estas hordas de criaturas, antes de que lleguen los seres o los pobladores listos para linchar.


*El autor, nacido después de 1984, mejor conocido como No Tengo Cuerpo, haciendo poesía, ilustración y música experimental, desafiando siempre los límites y las fronteras de las estructuras cognitivas y sensoriales. Invitando a una exploración de interpretaciones, a mirar de otra manera la palabra y sus posibilidades comunicativas.

Redes sociales:
youtube/notengocuerpo
instagram/cuerpo.sugerente
 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: