PROTEGIÉNDOME DE MUERTOS

Por: Alberto Treviño Castillón*

Ya no seré alma,

prefiero ser solo carne.

Carne y huesos se forman,

en vez de lo que suelo ser.

Mi cerebro es bosque,

campo de vibraciones

succionando mi corazón.

Mis órganos, cristales.

Una tormenta en mis manos,

no dice que fui vencido.

Al contrario, es mi lucha,

protegiéndome de muertos.

Mi desnudez me expone,

pero no hay nada de malo

al ser natural y frío

de las batallas que porto.

Y ya ni sé lo que siento,

pero ya siento lo que sé.

¿Por qué seguir lastimando

la carne que me protege?

El hábitat en mi mente,

porta árboles hermosos,

ríos interminables

donde paro a descansar.

De vez en cuando, 

vale la pena arreglar

raíces.


*Alberto Treviño Castillón es un poeta nacido en Monterrey, Nuevo León el 7 de septiembre de 2002. Actualmente tiene 18 años y estudia su último año de bachillerato en la Preparatoria Eugenio Garza Sada del ITESM. En su afinidad y gusto por las artes ha cursado diferentes cursos como actuación y canto. Asimismo, busca pulir su carrera literaria, específicamente en el género lírico. En cuanto a las artes cinematográficas es fanático y pretende seguir aprendiendo de esta y las demás artes.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: